Hoy, Dios quiere que sepas # 54

Hoy, Dios quiere que sepas que Él mide su fuerza en almas. En esta época, la productividad tiene un gran peso en los negocios. Con frecuencia lo tiene en la revisión de rendimiento que determina los ascensos y los aumentos de sueldo. Teniendo esto en mente, a veces puede parecer difícil equilibrar la productividad con las relaciones que mantenemos con otras personas, sobre todo con aquellas con las que trabajamos cada día. Podemos vernos tan envueltas en la tarea que intentamos llevar a cabo que olvidamos que la vida trata de personas, las relaciones que Dios ha puesto a nuestro alrededor. Debemos tener cuidado de centrarnos de tal modo en una tarea que descontemos el valor de los demás. Debemos desconectarnos del trabajo en sí y centrarnos en la persona, y esto significa algunas veces que dejemos lo que estamos haciendo por unos minutos, el tiempo suficiente para escuchar de verdad lo que alguien está diciendo. Nos necesitamos los unos a los otros; como amigos, familia o solo como conocidos de paso, para poder llevar una vida de éxito.

La Biblia dice: Así amó Dios al mundo: dio a su Hijo, su único Hijo. Y esta es la razón: para que no sea nesario destruir a nadie; creyendo en él, cualquiera puede tener una vida completa y eterna. Juan 3:16 

Anuncios

Agradecimiento

Estoy muy agradecida a nuestro maravilloso Dios, por su ayuda en este gran logro 500 entradas en Mujeres de Dios, también agradezco a todas las personas que apoyan y escriben dando ánimo y orando por nosotros, esperamos seguir adelante y que muchas más personas se añadan cada día y podamos serles de bendición. Gracias, sé que juntas llegaremos muy lejos para la Gloria de Dios.

Hoy, Dios quiere que sepas #53

Hoy, Dios quiere que sepas que su fuerza es tu fuerza. ¿Has pensado alguna vez en lo fuerte que es Dios? Con la fuerza de su Palabra creó los planetas y las estrellas. Esa misma fuerza hizo retroceder el mar Rojo para que los israelitas pudieran cruzar. Fue su fuerza es la que proporcionó a David el valor de enfrentarse a Goliat. Fue su fuerza la que ayudó a Josué a afrontar a sus enemigos en Jericó. Su fuerza dio vigor a Noemí y Rut, y reside en cada creyente que invoca el nombre de Jesús. ¡Qué maravilloso es tomar conciencia de que tenemos ese poder obrando en nuestro interior! El mismísimo Dios del universo nos fortalece con su poder, y no con el nuestro. Si dependiera de nosotros, habríamos provocado un caos, ¿No es así? Tal vez todavía no te sientas fuerte. Entonces te aconsejo que empieces a memorizar textos de las Escrituras. Pega notas en el espejo, tu refrigerador, en tu mesita de noche a modo de recordatorio. ¡ Y observa como empieza a crecer su fuerza en tu interior!

La Biblia dice: Una palabra final; sean Fuertes en el Señor y en su gran poder. Efesios 6:10  

Hoy, Dios quiere que sepas # 52

Hoy, Dios quiere que sepas que puede realizar cosas asombrosas por medio de ti. ¿No es sorprendente que Dios nos permita trabajar con él para realizar grandes cosas para su reino? En realidad, Dios podría haber llamado a sus ángeles para realizar aquello que nos encarga a nosotros. Para llevar a cabo su obra, podría haber escogido un método que requiriese menos trato con la testarudez y las excusas; pero Dios eligió usarnos a nosotros, su creación humana. ¡Qué privilegio tan maravilloso tenemos!… Dios no solo escoge usarnos en su obra; también sigue obrando en nuestras vidas para moldearnos en las obra maestras que ha planeado. Cuando más le permitimos hacer en nosotros, más será capas de realizar por medio nuestro. Es importante que Dios quiere obrar en y por medio de nosotros durante toda nuestra vida.

La Biblia dice: Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. 1 Corintios 3:9

Hoy, Dios quiere que sepas # 51

Hoy, Dios quiere que sepas que Él puede cambiar tu corazón. Normas, vivimos por ellas cada día. Obedecemos las de tráfico (no conduzcas demasiado rápido) y las creadas por nuestros jefes ( no se realizan trabajos personales durante el horario de la compañía ). Nuestra vida también se rige por las reglas de la sociedad: apagamos nuestros celulares durante las películas y no hablamos en los ascensores. Y, como creyentes, intentamos obedecer las normas de Dios. Procuramos que Dios esté orgulloso no tomando su nombre en vano, asistiendo  a la iglesia y dando dinero para los ministerios. Hablamos de él cuando surge la oportunidad, escuchamos música Cristiana ¡e incluso vestimos camisetas cristianas ¿ Cuánta obediencia sale de un sentido del deber? Después de todo, Dios no quiere que lo obedezcamos por miedo a que nos castigue, sino por amor a él. Si somos obedientes por sentido del deber, pide a Dios que cambie tu corazón. Considera todo lo que ha hecho por ti: ha dado a su Hijo, ha perdonado tus pecados, y ha contestado tus preguntas.

La Biblia dice: Le quitaré su terco corazón de piedra y les daré un corazón de tierno y receptivo, para que obedezcan mis decretos y ordenanzas. Entonces, verdaderamente serán mi pueblo y yo seré su Dios. Ezequiel 11:19-20

Hoy, Dios quiere que sepas….#50

Hoy, Dios quiere que sepas que Él ve lo que el mundo no percibe. Vivimos dos vidas. La visible se vive delante de los demás. El Señor es el único que conoce nuestra vida secreta. ¿Somos coherentes? Muchas veces, el motivo subyacente en nuestras acciones es impresionar a otros. Nuestro verdadero corazón se manifiesta por lo que hacemos en secreto, cuando solo el Señor observa. ¿Cómo escogemos gastar nuestro tiempo y nuestro dinero? ¿Oramos en voz alta para parecer espirituales a los ojos de otros? ¿Somos generosas para lograr cierta reputación? ¿Mencionamos el diezmo y el ayuno para parecer piadosos? Cuanto analizamos nuestros motivos, debemos admitir que a veces nos preocupa más ganar el aplauso de la gente que el de Dios.

La Biblia dice: Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará en público. ….Mateo 6:6

Hoy, Dios quiere que sepas…# 49

Hoy, Dios quiere que sepas que Él es el dador de todo lo bueno. En ocasiones nos desalentamos al ver la dirección de nuestra vida. No elegimos las circunstancias ni se ajustan al plan que habíamos establecido. El horario de Dios no concuerda con el nuestro. Sin embargo, para mantener en calma a todos los que nos rodean, nos colocamos una sonrisa y avanzamos con dificultad por las turbias aguas. Anímate. El Señor ha prometido que escucha nuestras súplicas y conoce nuestras situaciones. Jamás nos abandonará. Nuestro Dios no es un Dios de negatividad, sino de posibilidad. Nos guiará a través de nuestras dificultades y através de ellas.

La Biblia dice: Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre……Salmo 23:3