Hoy, Dios quiere que sepas # 85

Hoy, Dios quiere que sepas que Él es todo lo que tú necesitas. ¿Sientes alguna vez que tu corazón es débil? ¿Como si no fueras fuerte? ¿Te vas a pique con cada pequeña cosa? ¿Te enfrentas a los retos de la vida con tus emociones agitadas en vez de actuar con valor y fuerza? Si es así, no estás sola. A las mujeres del siglo XXI se nos dice que podemos ser y hacer lo que queramos, pero esto no es cierto. La intención de Dios para nosotras nunca consistió en que fuéramos fuertes en todos los momentos de nuestra vida. Si esto fuera así, no lo necesitaríamos a él. He aquí las buenas noticias: no tienes porqué ser fuerte todo el tiempo. En tu debilidad brilla más el resplandor de la gracia de Dios. Y esta sobrepasa cualquier cosa. ¿Cómo accedes a esa fuerza? Solo existe un camino….Entra en su presencia. Reconoce tu debilidad; a continuación, permite que sus brazos fuertes te envuelvan. Dios es todo lo que necesitas en tu vida.

La Biblia dice: ¿ A quién tengo en los cielos sino a ti? Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra. Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu pero Dios fortalece mi corazón, Él es mi herencia eterna. Salmo 73: 25-26

 

Anuncios

Felíz Día del Padre

      

Mujeres de Dios les desea a todos los Papás un Lindo y Bendecido Día lleno de Bendiciones y mucha salud. Los queremos mucho y son un gran ejemplo.

Hoy, Dios quiere que sepas # 84

 

Hoy, Dios quiere que sepas que tu cuerpo fue creado para adorarlo a Él. Espejito, espejito que me ves, la más hermosa de todas, dime ¿quién es? Labios voluminosos. Rostro sin arrugas. Cuerpo talla 90-60-90. Nuestra cultura adora el atractivo físico. Dios creó nuestro cuerpo. ¿Cuál debería ser nuestra actitud hacia este? ¿Adoptamos la opinión del mundo o el diseño de Dios? La sociedad adora el cuerpo y descuida el espíritu. Podemos ser igualmente culpables de dedicar mucho tiempo, dinero y energía intentando perfeccionar nuestro cuerpo. La gente se fija en la apariencia exterior, pero Dios mira el corazón. ¿Qué estamos haciendo para asegurarnos de que nuestro corazón sea aceptable para él? Dios creó el cuerpo como templo del Espíritu Santo. Así como la ostra protege la perla, nuestro cuerpo es un mero caparazón físico que protege la verdadera joya: Nuestra alma eterna. ¡ Ojalá que Dios nos enseñe a poner nuestro cuerpo en la perspectiva adecuada para que pueda ser usado para su gloria y no solo para lo que los demás lo aprecien.

La Biblia dice:  Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Romanos 12: 1

Hoy, Dios quiere que sepas # 83

 

Hoy, Dios quiere que sepas que anhela pasar tiempo contigo. Lo único que Katy quería de verdad era algún tiempo de tranquilidad para sentarse en la mecedora de su porche y hacer su devocional. No había hecho más que sentarse cuando el celular emitió un bip, indicándole que tenía que comprobar el buzón de voz. Entre sus mensajes había recordatorios de reuniones de trabajo, una cita con el veterinario para su gato, la despedida de soltera de una amiga cercana, la invitación para una demostración de utensilios de cocina, una petición para que se prestara como voluntaria en la guardería de la iglesia. Lo suficiente para que el corazón se le acelerara en el pecho. Inmediatamente se olvidó de su lectura y comenzó con la tarea de organizar todos aquellos eventos en su calendario. Quiero decirte que siempre habrá cosas que hacer, gente que requiera nuestro tiempo, y podemos convertirnos en perseguidores del viento y centrarnos en todo lo que el mundo nos llame a hacer. Pero Jesucristo también quiere nuestro tiempo. No quiere que nos sintamos agobiadas o estresadas. Pídele a Dios que te ayude a ver las cosas necesarias e importantes de tu vida mientras dejas que él te ayude a centrarte en aquellas mejores que él desea para ti.

La Biblia dice: Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Romanos 12:1

 

Hoy, Dios quiere que sepas # 82

Hoy, Dios quiere que sepas que se reunirá contigo dondequiera que estés. A lo largo de toda la Biblia, Dios nos hace preguntas, y nos invita al diálogo con él. Su primera interrogación a Adán y Eva los llamó a una toma de conciencia. ¿Dónde estás tú? Ni que decir, porque que Dios sabía dónde estaba la pareja aquella noche. Inquirió para hacer que se dieran cuenta del lugar en el que se encontraban. Dios nos espera a la hora señalada. Ronda sobre la última guía de estudio de la Biblia y el diario de oración de hermosas ilustraciones. Anhela escuchar las palabras que se derraman de nuestro corazón. Permanece ancioso por hablarnos a través de su Palabra escrita y del Espíritu Santo. Dios sigue susurrando: ¿Dónde estás tú? Dios quiere pasar tiempo con nosotros, pero con demasiada frecuencia nos escondemos entre los árboles de nuestro jardín, que son las rutinas de la vida cotidiana. Tenemos correos electrónicos que contestar, reparaciones por hacer en el auto, ropa que lavar, el teléfono suena esperando una respuesta, y otras tantas excusas y de nuevo rompemos nuestra cita diaria con Dios.

La Biblia dice: Y el hombre Adán y su mujer Eva se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto. Mas el Señor llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Génesis 3:8-9

Hoy, Dios quiere que sepas # 81

Hoy, Dios quiere que sepas que Él te mostrará el camino. Escribe unas cuantas palabras, y has clic con el ratón un par de veces y se te dirigirá a cualquier parte del mundo. Con el mínimo esfuerzo darás con instrucciones paso a paso, mapas y hasta imágenes por satélite de los lugares adonde quieras ir y del mejor itinerario para llegar hasta ellos. Lo único que necesitas es un punto de partida y un destino final. La vida es un viaje y vamos transitando por una autopista hacia un destino final. Existe un camino que nos llevará adonde queramos ir, pero también muchas oportunidades de tomar desvíos: el pecado nos distrae de la senda que Dios ha dispuesto para nosotros. Con frecuencia, en la soledad, la reflexión y el autoexamen oímos hablar a Dios. En esos momentos de oración nos mostrará las direcciones equivocadas que hemos tomado y nos dará la oportunidad de regresar a él. Volverá a ponernos en el camino correcto. Pregúntale a Dios qué quiere para ti. ¿Cuál es el destino para tu corazón? ¿Necesitas establecer algunos límites para que puedas oír su voz? Él está listo para mostrarte el camino.

La Biblia dice: El camino de los rectos se aparta del mal; su vida guarda el que guarda su camino. Proverbios 16:17

    

Hoy, Dios quiere que sepas # 80

Hoy, Dios quiere que sepas que está centrado en tu viaje. El criterio de Dios con respecto al éxito difiere ampliamente de la opinión del mundo. Dios pide que nos entreguemos a él en adoración. Hallamos nuestro éxito en la seria búsqueda de Dios y siguiendo sus mandamientos. Por otra parte, el mundo dice que debemos tener un buen empleo, ganar mucho dinero, comprar los juguetes más actuales, centrarnos en nuestra propia felicidad. Al mundo no le preocupa cómo logremos estas cosas. Si debemos ser superficiales, no importa. Si hemos de mentir aquí o allá, no hay problema. Si nos vemos obligadas a fingir lo que no somos, ¿ qué más dá? Pero a Dios le importa. Él ve nuestro corazón y conoce nuestros motivos, buenos o malos. La forma de pensar del mundo se centra en los elementos tangibles del éxito. Un buen auto, un buen empleo, una buena casa, independientemente de cómo lo conseguimos. Por el contrario el enfoque de Dios está en nuestro viaje por esta vida, y a sus ojos el verdadero éxito son que lo adoremos y lo sirvamos con todo nuestro corazón y que seamos genuinos.

La Biblia dice: Adóralo y sírvelo de todo corazón y con una mente dispuesta. Pues el Señor ve cada corazón y conoce todo plan y pensamiento. Si lo buscas, lo encontrarás. 1 Crónicas 28:9