Bocaditos para el Alma # 181

Originalmente publicado en Mujeres de Dios:

Chisme

El que chismea contigo chismeará de ti.

La Biblia dice: El que anda en chismes descubre el secreto; mas el de espíritu fiel lo guarda todo. Proverbios 11:13

Si quieres conocer a una verdadero chismoso, lo puedes descubrir cuando te habla mal de otra persona, y puedes estar segura que cuando habla con esa persona hablará mal de ti. Es mejor apartarse de ese tipo de gente, porque cuando menos te lo imagines estarás metido en un lío. A Dios no le agrada ni el chisme ni el chismoso, así que si queremos agradarlo debemos estar muy lejos de los chismes y los chismosos. 

Ver original

Bocaditos para el Alma # 181

Chisme

El que chismea contigo chismeará de ti.

La Biblia dice: El que anda en chismes descubre el secreto; mas el de espíritu fiel lo guarda todo. Proverbios 11:13

Si quieres conocer a una verdadero chismoso, lo puedes descubrir cuando te habla mal de otra persona, y puedes estar segura que cuando habla con esa persona hablará mal de ti. Es mejor apartarse de ese tipo de gente, porque cuando menos te lo imagines estarás metido en un lío. A Dios no le agrada ni el chisme ni el chismoso, así que si queremos agradarlo debemos estar muy lejos de los chismes y los chismosos. 

Bocaditos para el Alma # 180

 

mujertrabajando1                                                    Haz lo que temes y morirá el temor.

La Biblia dice: Esforzáos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no os dejará, ni te desamparará. Deuteronomio 31: 6 A veces tenemos temor de empezar cualquier cosa, o empezar un nuevo trabajo, pero la única forma de vencer el miedo es enfrentando la situación, y nos vamos a dar cuenta que nosotros podemos hacerlo y Dios es nuestro ayudador.  

Bocaditos para el Alma # 179

                                                        7280816-red-salvavidas-tendido-en-la-arena-en-la-playa

 

El que se está ahogando no se queja del tamaño del salvavidas.

La Biblia dice: Haced todo sin murmuraciones y contiendas. Filipenses 2: 14

Es verdad, cuándo estamos pasando por una gran dificultad un pequeño aporte puede ser de gran valor. A veces no recibimos toda la solución de una sola persona, pero entre uno y otro se puede resolver un gran problema. No nos quejemos cuando alguien no nos pueda dar mucho, cada uno hace lo que puede, y se lo debemos agradecer como al que hace mucho por nosotros.

Bocaditos para el Alma # 178

refrena-tu-lengua

En boca cerrada no entran moscas, dice el dicho.

La Biblia dice: El que guarda su boca guarda su alma; mas el que mucho abre los labios tendrá calamidad. Proverbios 13:3

Siempre queremos opinar aunque no nos lo pidan, o aconsejar demasiado ligero, pero según la Palabra de Dios nuestras palabras deben ser pocas y sabias, porque sino podemos decir cosas que después nos arrepintamos. Pensemos antes de hablar, y si lo que vamos a decir no va ha edificar o bendecir a otros, mejor cerremos nuestra boca.

Bocaditos para el Alma # 177

Originalmente publicado en Mujeres de Dios:

                                               Remedios-contra-Halitosis

Tus palabras son las ventanas de tu corazón.

La Biblia dice: Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12: 34

Somos muy rápidos para hablar, y muchas veces no pensamos lo que vamos a decir y después queremos que la tierra nos trague después de haberlo dicho, pero lo dijimos porque eso es lo que había en el corazón, quizás palabras de amargura, rencor, envidia en fin, el Señor Jesús dijo que de la abundancia del corazón habla la boca. Tenemos que pensar muy bien antes de hablar, antes de juzgar, antes de criticar, porque por lo que decimos seremos juzgados.

Ver original

Bocaditos para el Alma # 177

 

 

                                               Remedios-contra-Halitosis

 

Tus palabras son las ventanas de tu corazón.

La Biblia dice: Porque de la abundancia del corazón habla la boca. Mateo 12: 34

Somos muy rápidos para hablar, y muchas veces no pensamos lo que vamos a decir y después queremos que la tierra nos trague después de haberlo dicho, pero lo dijimos porque eso es lo que había en el corazón, quizás palabras de amargura, rencor, envidia en fin, el Señor Jesús dijo que de la abundancia del corazón habla la boca. Tenemos que pensar muy bien antes de hablar, antes de juzgar, antes de criticar, porque por lo que decimos seremos juzgados.