Hoy, Dios quiere que sepas # 60

Hoy, Dios quiere que sepas que te concederá los deseos de tu corazón. ¿Qué es lo que más deseas? ¿Una Carrera de éxito o una importante cuenta bancaria? ¿Anhelas a alguien con quien compartir cenas románticas o pintorescos paseos en bicicleta? En realidad no importa. Lo relevante es que estés plenamente comprometida con Dios. Cuando este sea al caso, los deseos de tu corazón serán los que él coloque allí. Te lo concederá, porque le honrarán a él. Demasiadas veces consideramos las promesas de Dios como una especie de formula mágica. No nos damos cuenta de que tienen más que ver con nuestra propia relación con él. Comienza con un deseo del corazón por vivir tu vida de un modo que agrade a Dios. Sólo entonces tendrá lugar su cumplimiento. Él quiere concederte los deseos de tu corazón cuando estos se alinien con su plan perfecto.

La Biblia dice: Deléitate asimismo en el Señor, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Salmo 37:4

Anuncios

Hoy, Dios quiere que sepas # 59

 

 

Woman legs and feet walking on the sand of the beach with the sea water in the background

Hoy, Dios quiere que sepas que su Presencia trae bendiciones. La playa estaba vacía, a excepción de una paseante solitaria cerca del borde del agua. A cada paso que daba, sus pies dejaban una huella en la arena. Pero cuando las olas lamían la orilla, esta desaparecía rápidamente. Seguir sus pisadas habría sido imposible a menos que alguien estuviera caminando muy cerca, detrás de ella. Jesús pidió a sus discípulos que lo siguieran, y nos  hace la misma petición a nosotros. Suena sencillo, pero seguir a Jesús puede suponer un desafío. A veces nos impacientamos, y no queremos esperar en el Señor. Corremos por delante de él, ocupándonos nosotros mismos de los asuntos y tomando decisiones sin consultarle primero. O tal vez no somos diligentes para mantener el mismo paso que él. Nos quedamos atrás, y, muy pronto, Jesús parece estar demasiado lejos.  Seguir a Jesús require estar pegado a sus talones. Es necesario que estemos lo bastante cerca para oír su susurro. Debemos permanecer cerca de su corazón abriendo la Biblia, su Palabra.

La Biblia dice: Vengan, síganme les dijo Jesús, y los haré Pescadores de hombres. Mateo 4:19

Hoy, Dios quiere que sepas # 58

Hoy, Dios quiere que sepas que te ayudará a almacenar tesoros en el cielo. Los mapas del Tesoro aparecen con regularidad en las historias para niños y las películas de piratas. ¿Qué es tan intrigante en un mapa del Tesoro? ¡Qué te conduce a un Tesoro! Algunos recorrieron grandes distancias en busca de un Tesoro para descubrir finalmente que el mapa era un fraude y que no existía fortuna alguna. Imagina un mapa del Tesoro dibujado a partir de tu vida, con todas las vueltas y rodeos. ¿Dónde empleas tu tiempo? ¿Cómo usas tus talentos? ¿Conduciría el mapa de tu vida al cielo, o acaso tu Tesoro está en cosas terrenales? Cada día consta de veinticuatro horas, independientemente de cómo las uses. El mundo envía mensajes sobre cómo deberíamos pasar nuestro tiempo; sin embargo si escuchamos la apacible y suave voz de Dios, aprenderemos cómo hacernos tesoros en el cielo.

La Biblia dice: Sino haceos tesoros en el cielo, donde la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Mateo 6:20-21

Hoy, Dios quiere que sepas # 57

Hoy, Dios quiere que sepas cómo es la plenitud de su Gracia y que seas ejemplo de ella. Lo admitamos o no, juzgamos a los demás. Quizás sea por su aspecto; por ejemplo ¿Pero cuántos tatuajes necesita tener una persona? Por su inclinación política; o ¿Cómo puede llamarse Cristiano y votar a un presidente de ese partido? etc. A veces encasillamos a los demás a causa de un acento en su manera de hablar y decimos ¿Qué campesino ingnorante? o por un logro de alguna clase de estudio (aja) El Sabelotodo se cree mejor que nadie por su doctorado). Dios nuestro Padre, nos insta a no juzgar a los demás de esta manera. Después de todo, él no mira nuestra apariencia externa. No presta atención a nuestra filiación política ni a ninguna otra cosa de nuestra vida que esté abierta a la interpretación. Él mira el corazón y nos juzga por tener o no una relación personal con Él. Cuando nos enfrentamos a la tentación de juzgar a otros, es importante que pongamos nuestros defectos en perspectiva. Trabajemos hoy en eliminar la viga de nuestros ojos ¡ Y Alabemos a Dios por su Don de Gracia para nosotros!

La Biblia dice: ¿Porqué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que tienes en el tuyo? Lucas 6:41

Hoy, Dios quiere que sepas # 56

Hoy, Dios quiere que sepas que tu nombre es música para sus oídos ¿Recuerdas tu primer día de escuela? El profesor pasó lista y tú esperaste que se anunciara tu nombre. Al oírlo, supiste que formabas parte de aquella clase; pertenecías a ella. Esperamos que nuestros nombres se pronuncien muchas veces en la vida; cuando los capitanes escogen equipos, mientras estás sentado en la sala de espera del médico o cuando esperas que te hagan pasar para una entrevista laboral. Al escuchar nuestros nombres, al vernos reconocimos, nos sentimos reconfortados. Dios conoce tu nombre. Te creó y te redimió del pecado por medio de su Hijo, Jesús, si le has aceptado como tu Salvador personal. Te conoce. Él compuso tu personalidad y remató su obra maestra dándote todo tipo de gustos, de sueños y deseos, de pasiones y preferencias. Tú eres su diseño exclusivo, su hija, su amada.

La Biblia dice: Pero ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: No temás, que yo te he redimido; te  he llamado por tu nombre; tú eres mío. Isaías 43:1 

Hoy, Dios quiere que sepas # 55

                                                                                                

Hoy, Dios que sepas que cuánta es su bondad todos y cada uno de los días para tí. Aunque es verdad que Dios ha planeado una vida de gozo para nosotros con él en la eternidad, en el cielo, también tiene planes excelentes para nosotros aquí y ahora. Dios quiere que disfrutemos de su bondad cada día de nuestra vida. Puedes comparar tu vida terrenal a un crucero de vacaciones o a un viaje por carretera con tus mejores amigos. Cuando haces un viaje, llegar a un destino en particular no debería ser lo único divertido, sino que habrías de disfrutar de todas las partes del trayecto. Planeas pasarlo bien durante todo el tiempo que compartes con tus amigos al participar en las actividades programadas en el barco o al detenerte para contemplar las vistas. Del mismo modo, la bondad de Dios no solo es para cuando lleguemos al cielo. Él quiere que nos deleitemos y disfrutemos de él durante todo el viaje. Busca el bien que él está haciendo en tu vida y gózate al saber que el Amigo que te acompaña en tu viaje se preocupa profundamente por tí.

La Biblia dice: Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes. Salmo 27:13 

Hoy, Dios quiere que sepas # 54

Hoy, Dios quiere que sepas que Él mide su fuerza en almas. En esta época, la productividad tiene un gran peso en los negocios. Con frecuencia lo tiene en la revisión de rendimiento que determina los ascensos y los aumentos de sueldo. Teniendo esto en mente, a veces puede parecer difícil equilibrar la productividad con las relaciones que mantenemos con otras personas, sobre todo con aquellas con las que trabajamos cada día. Podemos vernos tan envueltas en la tarea que intentamos llevar a cabo que olvidamos que la vida trata de personas, las relaciones que Dios ha puesto a nuestro alrededor. Debemos tener cuidado de centrarnos de tal modo en una tarea que descontemos el valor de los demás. Debemos desconectarnos del trabajo en sí y centrarnos en la persona, y esto significa algunas veces que dejemos lo que estamos haciendo por unos minutos, el tiempo suficiente para escuchar de verdad lo que alguien está diciendo. Nos necesitamos los unos a los otros; como amigos, familia o solo como conocidos de paso, para poder llevar una vida de éxito.

La Biblia dice: Así amó Dios al mundo: dio a su Hijo, su único Hijo. Y esta es la razón: para que no sea nesario destruir a nadie; creyendo en él, cualquiera puede tener una vida completa y eterna. Juan 3:16